Búsquedas blog

EL ATAZAR, LA PRESA MÁS GRANDE DE LA COMUNIDAD DE MADRID

EL ATAZAR, LA PRESA MÁS GRANDE DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Su gran bóveda de hormigón encierra un embalse capaz de almacenar el 46 % del agua superficial de todo el sistema de abastecimiento


Por su interior discurren galerías de servicio de 8 km de longitud

El Atazar, la presa más grande y reconocible de la Comunidad de Madrid, entró en servicio en abril de 1972. Las obras fueron colosales y concluyeron en diciembre de 1971, sin embargo, la infraestructura no empezó a funcionar hasta unos meses más tarde. Desde entonces, el abastecimiento a Madrid quedó asegurado gracias a la formación de un embalse que, capaz de albergar 425 hectómetros cúbicos de agua, representa el 46 % de la capacidad total de almacenamiento en la región.

La presa de El Atazar es una gran bóveda gruesa de doble curvatura que se eleva más de 120 metros por encima del cauce del río Lozoya. Dispone de un aliviadero de superficie, un doble desagüe de medio fondo y otros dos desagües de fondo. Sus espesores varían desde los 36 metros en la base hasta los 6 metros en la coronación, la parte más alta. Esta tiene una longitud de casi 500 metros.

Las obras fueron financiadas por el Estado y ejecutadas por la Confederación Hidrográfica del Tajo, con la cooperación técnica de Canal de Isabel II. Nuestra empresa redactó el proyecto y se ocupó de las expropiaciones y de las obras auxiliares (toma de datos de campo, azudes y túneles de desviación, viales para la realización de las obras, etc.). El coste total de la presa alcanzó los 6.000 millones de pesetas.

Los trabajos comenzaron en octubre de 1965 y no estuvieron exentos de dificultades. De hecho, fueron más complicados de lo previsto inicialmente, pues se detectaron problemas de estabilidad en las laderas. Esto requirió un estudio profundo del terreno. Incluso hubo que recurrir al asesoramiento de expertos externos. Finalmente, se emplearon puntales profundos para el cosido de la ladera derecha, aguas debajo de la presa. Esta técnica fue tan efectiva como innovadora, pues solo se conocía una experiencia previa realizada en Japón.

Ya en la época se instalaron en la presa los más sofisticados sistemas de medida: sensores, péndulos, extensómetros, micrómetros, piezómetros... En la actualidad, la auscultación de la presa continúa siendo ininterrumpida, en constante comunicación con nuestro Centro de Control. Además de la instrumentación tradicional y de nuevos equipos más complejos, la infraestructura cuenta en su interior, para su supervisión, con un conjunto de seis galerías horizontales, una perimetral y otra subterránea que discurre por debajo de la cimentación. En total, las galerías tienen una longitud de 8 kilómetros.

La construcción de esta presa supuso, sin duda, todo un hito en la región. Gracias al agua que almacena, la Comunidad de Madrid cuenta, desde hace medio siglo, con uno de los mejores abastecimientos de Europa, tanto por la cantidad como por la calidad del agua suministrada. 

 

LA PRESA DE EL ATAZAR, EN DATOS

Altura sobre cimientos: 134 m
Longitud de coronación: 484 m
Volumen de la fábrica: 1.100.000 m³
Galerías: 1 en los cimientos, 1 perimetral y 6 horizontales
Capacidad de desagüe: 500 m³/s

 

 








VOLANDO EN EL SUBSUELO: DRONES HECHOS A MEDIDA PARA RECORER LAS REDES DE ALCANTARILLADO

VOLANDO EN EL SUBSUELO: DRONES HECHOS A MEDIDA PARA RECORRER LAS REDES DE ALCANTARILLADO

En Canal de Isabel II utilizamos vehículos autopilotados para inspeccionar grandes conducciones de aguas residuales y así reducir los riesgos laborales de los operarios; las imágenes que graban se analizan posteriormente con la ayuda de la inteligencia artificial para encontrar desperfectos en la red de saneamiento


Su autonomía es de casi media hora y puede recorrer hasta 1.500 metros en un solo vuelo

La red de alcantarillado de la Comunidad de Madrid es un sinuoso recorrido de arterias, galerías y colectores que supera los 15.000 kilómetros de longitud. Puestos en línea recta, estas conducciones llegarían hasta Australia. La gran mayoría son de reducido tamaño y solo pueden examinarse mediante robots controlados remotamente desde la superficie, pero hay unos 2.500 kilómetros de conducciones que sí tienen las dimensiones suficientes como para visitarse. O, mejor dicho, para poder ser inspeccionadas por operarios

Que estos colectores sean "visitables" no quiere decir que resulte agradable adentrarse en ellos. "La accesibilidad al alcantarillado es complicada, la luz escasea, el pavimento es resbaladizo y puede haber acumulación de gases nocivos", apunta nuestro compañero de I+D+i Alejandro Pinilla. Por este motivo, para reducir la peligrosidad de las inspecciones surgió la idea de recurrir a drones autoguiados.

Dado que en el mercado no existían equipos que se adaptaran a las condiciones particulares que exigía este cometido, recurrimos a un procedimiento de Compra Pública Precomercial para dar con la tecnología adecuada. Tras examinar varias propuestas y otros tantos prototipos, “nació” el dron definitivo: un equipo autónomo, autopilotado, robusto y estable. Y que, además, proporciona imágenes de alta calidad del alcantarillado.

Con una autonomía de casi media hora, el vehículo puede recorrer distancias de hasta 1.500 metros en un solo vuelo, aunque habitualmente cubre trayectos más cortos. «Solemos hacer tramos de entre 500 y 800 metros», aclara Pinilla. ¿Y qué ocurre si hay fallos o complicaciones en el trayecto? En tal caso, el sistema de seguridad redundante del equipo permite recuperarlo fácilmente.

Una vez programada la ruta, el dron está preparado para realizar el vuelo de forma autónoma. Aun así, es capaz de esquivar los obstáculos que se encuentra por el camino. En su recorrido, graba imágenes en alta resolución que, posteriormente, en la oficina, se analizan en busca de defectos y obstrucciones en la red. «Podemos medir fisuras con una precisión de milímetros», detalla Pinilla. 

El diagnóstico de la inteligencia artificial 

Al visualizar las imágenes captadas en la red de saneamiento, no solo es el ojo humano el que detecta anomalías, desperfectos o roturas; la inteligencia artificial también tiene mucho que decir en el diagnóstico de galerías y colectores. Los programas de análisis informatizados aportan resultados automatizados, objetivos y fiables.

Para interpretar las imágenes con precisión, la IA solo necesita que el vídeo tenga calidad suficiente y que el dron que se desplaza grabando las conducciones lo haga a una velocidad constante. Si se dan esas premisas, la herramienta puede generar un informe fiable sobre el estado de las conducciones, e incluso reflejar las actuaciones correctivas necesarias en cada tramo de red.

Después de haber contrastado los informes generados con la ayuda de la inteligencia artificial, nuestros técnicos no dudan del potencial de la tecnología y de su posible simbiosis con los recursos audiovisuales filmados por el dron. La combinación de ambos sistemas ahorra tiempo, optimiza costes, logra estandarizar el análisis de los desperfectos y, por encima de todo, elimina los riesgos laborales de los operarios. 

 




¿QUÉ ES UNA ACOMETIDA DE ALCANTARILLADO Y CÓMO PUEDO EJECUTARLA CORRECTAMENTE?

¿QUÉ ES UNA ACOMETIDA DE ALCANTARILLADO Y CÓMO PUEDO EJECUTARLA CORRECTAMENTE?

Ejecutar de manera adecuada la acometida de alcantarillado de una instalación particular, como puede ser una casa o un negocio, resulta imprescindible para garantizar la correcta evacuación de las aguas residuales y evitar problemas en nuestra propiedad


La ejecución de las acometidas de alcantarillado no puede ser arbitraria; debe responder a unos requisitos concretos

Queda oculta a nuestros ojos, pero una parte fundamental de cualquier edificio es la que permite conectar nuestros desagües y bajantes particulares con la red de saneamiento. Eso es una acometida de alcantarillado: la conducción que une la red de evacuación de aguas residuales de los edificios y viviendas unifamiliares con los colectores municipales. 

Precisamente por su importancia, la ejecución de las acometidas de alcantarillado no puede ser arbitraria, sino que debe responder a una serie de requisitos concretos. Si te encuentras en esa circunstancia, vamos a intentar ayudarte: en Canal de Isabel II te acompañamos a ti y a tu empresa instaladora durante todo el proceso para que obtengas la conformidad técnica de tu acometida.  

Una correcta instalación nos asegurará que las aguas residuales de nuestra vivienda serán evacuadas convenientemente y nos evitará problemas en el futuro, tanto en nuestra instalación interior, como en su conexión con la red general. 

 

¿De qué partes consta una acometida de alcantarillado?

Las acometidas de alcantarillado constan de tres elementos principales:
• Arqueta de arranque: es el punto donde conectan todos los desagües interiores de la vivienda.

• Albañal: es la conducción que discurre parcialmente por zonas públicas hasta conectar con la red municipal de alcantarillado.

• Conexión final: es el punto donde el albañal conecta con la red de saneamiento municipal.

 

¿Qué requisitos deben cumplir las acometidas de alcantarillado?

Para impedir que se produzcan inundaciones en la vivienda, que se formen olores y que aparezcan socavones, hundimientos u obstrucciones en la calzada, es fundamental que las acometidas cumplan con los siguiente requisitos contemplados en la ordenanza municipal de tu localidad y en las normas de saneamiento de Canal de Isabel II.

¿Qué papel juega Canal de Isabel II durante el proceso?

Canal de Isabel II tiene el deber de supervisar y dar conformidad durante la ejecución, actualización y/o mantenimiento de las acometidas, pero es responsabilidad del propietario cumplir con los requisitos de ejecución y mantenimiento de la instalación. 

¿Dónde puedo regularizar mi acometida de alcantarillado?

El lugar indicado para solicitar, regularizar, reparar o ejecutar una nueva acometida es nuestra Oficina Virtual. Como propietario de la finca, ahí encontrarás todos los pasos que debes seguir: solo tendrás que seleccionar el tipo de servicio y añadir los datos y documentación que te solicitamos. 

En Canal de Isabel II nos haremos cargo de la correcta ejecución de la acometida desde la propia entrega del proyecto hasta la ejecución final, facilitando todos los recursos y asistencia que necesites.

 




¿CÓMO CONTACTO CON CANAL DE ISABEL II?

¿CÓMO CONTACTO CON CANAL DE ISABEL II?

Por teléfono, presencialmente en Madrid capital, por correo electrónico…: repasamos las alternativas de las que dispones si quieres contactar con nuestro servicio de atención al cliente o hacer trámites por tu cuenta


Recuerda: el único teléfono para contactar con Canal es el gratuito 900 365 365

Si eres cliente o usuario de Canal de Isabel II y has llegado hasta aquí buscando la manera de contactar con nosotros, no te vayas: te vamos a exponer las diferentes vías de contacto que ofrecemos, ya sea porque quieras realizar un trámite comercial, comunicar una incidencia o hacer una consulta.

 

  • TELÉFONO GRATUITO 900 365 365

Nuestro número gratuito de atención telefónica es el 900 365 365 y es gratuito. Está disponible para trámites comerciales todos los días laborables de 8:30 a 20:00, y en cualquier momento del día para la comunicación de averías e incidencias.

Si lo que necesitas es resolver cualquier gestión comercial y quieres que un especialista de Canal te eche una mano durante el proceso, recuerda que contamos con un servicio de atención telefónica especializada, una alternativa ágil en la que un agente especializado —el mismo que te atendería presencialmente— contactará directamente contigo el día y a la hora que tú reserves previamente.

 

  • ATENCIÓN PRESENCIAL EN MADRID CAPITAL

Si prefieres el contacto cara a cara y no te importa desplazarte a nuestras oficinas, debes saber que nuestro centro de atención al cliente se encuentra en la calle José Abascal, número 10. En Madrid capital. Eso sí, es importante que reserves cita antes de venir. Puedes hacerlo en nuestra Oficina Virtual (de forma online) o llamando por teléfono.

No necesitan concertar su visita con antelación ni los mayores de 65 años ni las personas con discapacidad (o sus acompañantes), quienes gozan de preferencia y pueden venir directamente a nuestras oficinas, donde les atenderemos en el momento.

Además, nuestro compromiso es no hacerte esperar. Por eso, te garantizamos que no esperarás más de 10 minutos cuando quieras ser atendido presencialmente en nuestro centro de atención al cliente. 

 

  • OFICINA VIRTUAL

Si tu objetivo es realizar algún trámite comercial o simplemente buscas información, puedes hacerlo cómodamente desde un ordenador, smartphone o tableta. Solo tienes que acceder a nuestra Oficina virtual, donde puedes registrarse para poder llevar a cabo todo tipo de gestiones: consultar facturas, solicitar el suministro, cambiar la titularidad de tu contrato, enviar documentación, etc. 

Y si navegando por nuestra web de clientes te surge alguna duda, puedes chatear con un agente. Están operativos de lunes a viernes, de 8:00 a 20:00 horas. Únicamente deberás introducir un nombre y una cuenta de correo electrónico.

Desde la Oficina virtual también puedes comunicar una incidencia en el servicio. Si detectas una anomalía en la vía pública o en tu vivienda (baja presión, problemas de calidad…), puedes notificarla por teléfono pero también de forma telemática. 

 

  • CORREO ELECTRÓNICO

Finalmente, también puedes escribirnos a través del correo electrónico clientes@canaldeisabelsegunda.es




CELEBRAMOS EL DÍA MUNDIAL DEL AGUA CON AGUA #DEMADRIDYDELGRIFO

CELEBRAMOS EL DÍA MUNDIAL DEL AGUA CON AGUA #DEMADRIDYDELGRIFO

Por su calidad, por su origen, por su valor incalculable y por su sabor, el agua de Madrid es un motivo de orgullo para los madrileños


El agua de Madrid es blanda, de mineralización débil y baja en sodio

Como cada 22 de marzo, celebramos el Día Mundial del Agua, una fecha establecida por Naciones Unidas para reflexionar sobre la importancia de este recurso en nuestra vida. En Madrid, el agua es motivo de orgullo y parte de nuestra identidad, y nos declaramos fans de ella.

Y, aunque hoy sea su gran día, a nosotros nos gusta elogiarla todos los días del año. Por eso, hemos puesto en marcha el proyecto #deMadridydelgrifo, un espacio web en el que explicamos por qué es tan buena nuestra agua, qué controles garantizan su calidad y también dónde encontrar las fuentes públicas más cercanas para consumirla.

Consumir agua del grifo es un gesto seguro, económico (¡por el precio de un periódico tienes 1000 litros de agua!), y, sobre todo, responsable con el medioambiente: al consumirla, evitas los plásticos de un solo uso, y también las emisiones vinculadas al embotellado, etiquetado y transporte del agua: más de 18.000 kilómetros de redes la llevan hasta tu casa con la mejor calidad. Desde Canal de Isabel II nos hemos equipado con las mejores tecnologías para filtrar, desinfectar y analizar tu agua: ¡no necesita más filtros!

Este espacio web incluye también el manifiesto para los fans de nuestra agua, el manifiesto #deMadridydelgrifo, con los principios que unen a todos los fans de nuestra agua.

1. Nos gusta el agua de Madrid y estamos orgullosos de ella: somos fans de nuestra agua.

2. Apostamos por beber agua del grifo como un gesto responsable con el medioambiente y con el entorno.

3. Estamos seguros de la calidad y el control que tiene el agua que bebemos.

4. Queremos beber agua del grifo fácilmente en cualquier lugar, y reconocemos los esfuerzos de quienes facilitan este gesto. En nuestras fuentes y por supuesto, ¡en nuestros bares y restaurantes!

5.Conocer es valorar: queremos saber de dónde viene nuestra agua, cuáles son sus características y por qué es tan buena.

Además, dentro de este proyecto hay un espacio para los hosteleros comprometidos con el medioambiente y, por tanto, con el consumo de agua del grifo: les llamamos a unirse a nuestra iniciativa y formar parte de nuestro mapa de establecimientos con sello #deMadridydelgrifo. Por ley, es obligatorio que te faciliten agua del grifo gratuitamente cuando la pidas, en cualquier local hostelero de España, pero nuestros embajadores van más allá.

Cuando visites uno de estos locales, sabrás que ahí te esperan jarras o dispensadores gratuitos con la mejor agua: son establecimientos comprometidos con la sostenibilidad y la calidad, que impulsan y facilitan activamente el consumo de un líquido tan cuidado y valioso como seguro. ¿Conoces alguno? ¡Preséntales nuestro proyecto y agrupemos a embajadores del agua #deMadridydelgrifo!  

El Día Mundial del Agua es la ocasión perfecta para apreciar nuestra agua, que no solo tiene gran calidad y excelente sabor, sino que es parte de nuestro orgullo madrileño. Cuando bebes agua #deMadridydelgrifo estás bebiendo un agua blanda, de mineralización débil y baja en sodio. Y, en definitiva, estás bebiendo el agua que nos representa a todos los madrileños: la mejor del mundo.

 

 




EL HUNDIMIENTO DEL TERCER DEPÓSITO

EL HUNDIMIENTO DEL TERCER DEPÓSITO: LA TRAGEDIA QUE SACUDIÓ MADRID EL 8 DE ABRIL DE 1905

Durante su construcción, el derrumbe de una de las cubiertas causó la muerte de 29 obreros y dejó más de 60 heridos


El Tercer Depósito sigue hoy almacenando el agua que beben varios barrios de la capital

La jornada del 8 de abril de 1905 amaneció en Madrid con una de las cubiertas del Tercer Depósito reducida a escombros. Poco después de las siete de la mañana, la estructura de hormigón se había venido abajo, sepultando consigo a decenas de trabajadores: murieron 29 obreros y más de 60 resultaron heridos. La catástrofe sobresaltó la ciudad y no tardó en ocupar las páginas de las principales cabeceras de la época. El ingeniero encargado del proyecto, José Eugenio Ribera, y varios de sus compañeros fueron acusados de negligencia. En las calles, la ira se generalizó y pronto empezaron a dispararse las acusaciones.

La construcción del Tercer Depósito era uno de los proyectos destacados de finales del siglo XIX en Madrid. Con él, se preveía paliar un déficit en el almacenamiento del agua con la que abastecía a la ciudad. Descontando la capacidad de los dos depósitos existentes y sabiendo que el primero de ellos tenía pérdidas, se hizo necesario contar con uno nuevo que fuera capaz de almacenar unos 450.000 metros cúbicos. Estos cálculos significaban que el nuevo depósito se convertiría en el de mayor volumen de toda Europa.

Proyectado para situarse en la zona de Islas Filipinas, el Tercer Depósito iba a estar formado por cuatro compartimentos de grandes dimensiones (más de 300 metros de largo y más de 200 de ancho). Para su construcción, Ribera planteó una estructura audaz que muchos tildaron de arriesgada: su idea era emplear una cubierta de hormigón armado, un material hasta entonces inédito en España en una obra de ese calibre.

LA NOVEDAD DEL HORMIGÓN ARMADO

Como material novedoso en la construcción, el uso de hormigón armado aglutinaba alabanzas a la par que incertidumbre, pues todavía no existían teorías matemáticas sólidas que explicasen su comportamiento. Cada constructor manejaba sus propios números al respecto. Ribera, que ya lo había usado en la edificación de varios puentes, había desarrollado y patentado su propio sistema. No obstante, las obras del Tercer Depósito implicaban otra serie de condicionantes.

Los trabajos fueron arduos desde el inicio y los constructores tuvieron que sobreponerse a un buen puñado de obstáculos, como por ejemplo la existencia de antiguos viajes de agua que discurrían bajo la solera del depósito. Pese a ello, las obras avanzaban entre gran expectación, especialmente las de la imponente cubierta. Y entonces, en la mañana de ese sábado de abril se produjo la catástrofe.

  

Las grandes diferencias de temperatura habían provocado la dilatación del hormigón por efecto térmico. Y con ello, el colapso y derrumbamiento de la cubierta. Desgraciadamente, en aquel entonces se desconocía el comportamiento de ese nuevo material frente al calor. 

A raíz del accidente, Ribera y otros compañeros fueron encausados por negligencia. El proceso judicial, que Ribera calificó de «angustioso y de calvario abrumador» (según expuso en la Revista de Obras Públicas años más tarde), acabó resolviéndose a favor del ingeniero, que resultó exonerado. En su tenaz defensa participaron activamente dos ilustres de la época: Melquíades Álvarez y José Echegaray.

REPLANTAMIENTO Y CONSOLIDACIÓN 

Casi una década después del hundimiento, en 1914 fue aprobado un nuevo proyecto que replanteaba la construcción del depósito. Bajo la dirección de Francisco Parrella, la cubierta y los pilares fueron finalmente construidos en ladrillo. En 1916 se dieron por concluidas las obras y pudieron hacerse las primeras pruebas de llenado de los cuatro compartimentos. La infraestructura entró en servicio en noviembre de ese mismo año. En su reconstrucción se invirtieron 21 meses y 5 millones de pesetas.

Finalmente, las dimensiones del nuevo depósito fueron de 355 × 216 metros, y su capacidad útil de 463.500 metros cúbicos, unas condiciones que se mantienen en la actualidad. De hecho, aunque a lo largo de los años se ha sometido a rehabilitaciones e intervenciones para reforzarlo, hoy el Tercer Depósito sigue almacenando el agua que beben muchos barrios del centro y sur de Madrid.

 




DESCUENTOS EN TU FACTURA DEL AGUA: LAS BONIFICACIONES SOCIALES DE CANAL

DESCUENTOS EN TU FACTURA DEL AGUA: LAS BONIFICACIONES SOCIALES DE CANAL

Te explicamos cuáles son nuestras bonificaciones en la factura del agua, quiénes se pueden beneficiar y cómo solicitarlas

Hace tiempo que nuestra tarifa social cumplió la mayoría de edad. Desde que en 1996 se creara una bonificación en la factura del agua destinada a las familias numerosas, las ayudas proporcionadas por Canal no han parado de crecer. A medida que han transcurrido los años, cada vez un abanico más amplio de la población se ha podido ir beneficiando de unas bonificaciones que contribuyen a hacer la factura más asequible. 

Bonificación por exención social 

La bonificación por exención social está destinada a aquellas personas es situación de especial vulnerabilidad y que tienen serias dificultades para hacer frente al pago de las facturas. Pueden solicitar esta ayuda tanto clientes particulares como entidades sin ánimo de lucro, así como aquellos titulares de viviendas comunitarias o de pisos tutelados. Este descuento solo se aplica a la vivienda habitual.

En caso de ser concedida la bonificación, solo se paga el 50 % de la cuota fija de servicio y, en el caso de la cuota variable, son gratis los primeros 25 metros cúbicos de agua consumidos en el bimestre, es decir, más de 400 litros al día.  

Para que te hagas una idea, un hogar que consuma 25.000 litros de agua en dos meses pagaría 41 € en su factura de agua sin bonificación. En caso de tenerla, su cuota sería de apenas 9 €.  

Descuento por exención social: 50 % de la cuota fija + 25.000 litros gratis cada bimestre

 

Bonificación por viudedad 

También pueden solicitar una factura de agua bonificada los perceptores de una pensión de viudedad, siempre y cuando sus ingresos anuales brutos sean inferiores a 14.000 euros. En este caso, bonificamos el 50 % de la parte fija de la tarifa.  Esta bonificación no es compatible con la de exención social.  

Otro ejemplo: un titular que consuma 7.000 litros cada dos meses pagaría 15 € con bonificación, en vez de los 24 € al bimestre que le corresponderían sin ella.  

Descuento por viudedad: 50 % de la cuota fija

 

Bonificación por familia o vivienda numerosa 

Las familias numerosas de categoría general y las viviendas de 5 a 7 personas pagarán el consumo realizado en el segundo bloque tarifario a precios del primero (más barato) y contarán con una reducción del 10 % en el importe de la parte variable (según el consumo).

Por su parte, las familias numerosas de categoría especial y las viviendas habitadas por más de 7 personas contarán con la bonificación indicada anteriormente y, además, pagarán a precios del segundo bloque tarifario hasta 30.000 litros del consumo correspondiente al tercer bloque.

La aplicación de este descuento puede parecer más complicada de entender, pero con un ejemplo práctico seguro que se comprende más fácilmente. Veamos: el importe de la factura disminuye cuantas más personas vivan en un domicilio: una familia numerosa general (3 o 4 hijos) o una vivienda numerosa (entre 5 y 7 personas) pagarían 60 € al bimestre por 50 metros cúbicos de agua con la bonificación, en lugar de los 75 € que pagaría sin ella. En el otro supuesto, una familia numerosa especial (5 hijos o más) o una vivienda numerosa con 8 o más personas pagarían 96 € al bimestre con bonificación, en vez de los 158 € que les tocaría abonar sin el descuento.  

Puedes consultar el precio del metro cúbico correspondiente a cada bloque de facturación en nuestro folleto de tarifas.

Descuento familia numerosa general: Consumo del segundo bloque a precios del primer bloque + 10 % del consumo
Descuento familia numerosa especial: Consumo del segundo bloque a precios del primer bloque + 10 % del consumo + Consumo tercer bloque a precios del segundo bloque

 

Bonificación por vivienda ocupada ilegalmente

Los propietarios o arrendatarios legítimos de una vivienda que ha sido ocupada ilegalmente podrán acogerse a nuestra última bonificación para, al menos, no tener que pagar las facturas del agua mientras dure la ocupación de su inmueble.

Los afectados deben aportar la documentación que justifique la iniciación de un procedimiento judicial dirigido a recuperar la posesión de la vivienda ocupada.

Esta ayuda se contempla para los casos en que la ocupación ilegal se produce en perjuicio de los titulares del contrato de suministro cuando existe contador individual; y también se aplica para aquellos que no son titulares porque el contrato está a nombre de la comunidad de propietarios (cuando solo hay un único contador en toda la finca). En ambos casos se bonificará el 100 % de la parte fija y variable de la factura del agua correspondiente al inmueble ocupado.

Descuento por vivienda ocupada:  100 % de la cuota fija + 100 % del consumo

 

En resumen: ¿Quién puede solicitar las bonificaciones?

 

  • Perceptores de una pensión por viudedad 

  • Familias o viviendas numerosas 

  • Entidades sin ánimo de lucro titulares de viviendas comunitarias o pisos tutelados 

  • Beneficiarios de una pensión no contributiva 

  • Beneficiarios de la renta mínima de inserción 

  • Beneficiarios de la renta activa de inserción 

  • Perceptores del ingreso mínimo vital 

  • Personas en situación de especial exclusión que cuenten con un informe del trabajador social 

  • Personas con vivienda legítima en situación de ocupación ilegal

 

¿Cómo se solicitan?

 

- En nuestra Oficina virtual

- A través del correo electrónico clientes@canaldeisabelsegunda.es

- Mediante el teléfono gratuito 900 365 365, de lunes a viernes de 8:00 a 20:00 horas.

- En el centro de atención al cliente de la calle José Abascal, 10 de Madrid (con cita previa).




LA CENTENARIA PRESA DE EL VILLAR: CRÓNICA DE UNA OBRA CLAVE PARA EL ABASTECIMIENTO A MADRID

LA CENTENARIA PRESA DE EL VILLAR: CRÓNICA DE UNA OBRA CLAVE PARA EL ABASTECIMIENTO A MADRID

Al finalizar su construcción, en 1882, no solo era la presa más alta de España, sino también una de las más elevadas y avanzadas de Europa


De planta curva, tiene una altura de 50 metros y una longitud de coronación de más de 100

De las muchas presas que hemos gestionado a lo largo de nuestra historia, la de El Villar tuvo una importancia mayúscula por el hito que supuso su construcción hace más de cien años.

Para encontrar la génesis de esta decisiva obra hidráulica madrileña hay que retroceder a 1858, cuando las aguas del río Lozoya, almacenadas en el Pontón de la Oliva, llegaron por primera vez a Madrid para aliviar los problemas de abastecimiento que hasta entonces sufría la capital. 

La construcción del Pontón de la Oliva fue decisiva en aquel momento y ha pasado a los anales de la historia de Canal, pero lo cierto es que su vida útil se vio pronto apagada a causa de las filtraciones que sufría el embalse. A lo largo de los años, ingenieros y obreros fueron haciendo remiendos constructivos para minimizar las pérdidas de agua y mantener operativa la infraestructura, pero conocidas las dificultades por sellar plenamente los escapes de agua, se hizo evidente la necesidad de construir un nuevo embalse que hiciera olvidar las carencias del original: este nuevo embalse fue El Villar.

De planta curva y adelantada a su época

El ingeniero José Morer, que había diseñado la red de distribución de agua en Madrid, fue quien comandó las operaciones. Su misión consistía en conseguir el presupuesto y levantar una presa que retuviera el agua del deshielo para poder aprovecharla en verano. Junto a él, trabajaría mano a mano el ingeniero hidráulico que más confianza le merecía: Elzeario Boix. Juntos recorrieron el cauce del Lozoya en busca del mejor emplazamiento para la nueva infraestructura, que situaron 22 kilómetros aguas arriba del Pontón de la Oliva.

Tras analizar el terreno, los dos quedaron convencidos. Las laderas a ambos lados del cauce y el fondo estaban formados por rocas de enorme dureza, lo cual ofrecía la seguridad e impermeabilidad que buscaban.

Con la ayuda y supervisión de Morer, Boix proyectó una presa que, por su concepción, tipología y construcción, constituiría la verdadera obra máster del abastecimiento a Madrid en el siglo XIX.

Atraído por las presas de planta curva, Boix decidió aplicar este diseño en El Villar. Esta curvatura fue, de hecho, uno de los principales aciertos que hicieron de El Villar una infraestructura adelantada a su tiempo. Para el manejo de las compuertas de toma, el ingeniero propuso que se realizara desde un torreón central adosado al paramento de aguas arriba, una seña de identidad que todavía confiere su personalidad propia a la presa. 

Presentado en abril de 1869, el proyecto de la presa recibió la luz verde apenas tres meses después. Una vez se hubo desviado el cauce del río y se hubieron realizado algunas operaciones previas, comenzó la cimentación. Fue en la primavera de 1870.

Récord de altura

El cuerpo de la presa se construyó con mampostería y hormigón de cemento de Zumaya, con un revestimiento de sillarejo y remates de sillería. Además, la rápida elevación del muro hizo que no fuera necesario esperar a su plena conclusión para que entrara parcialmente en funcionamiento: lo hizo en verano de 1873, cuando ya formaba un pequeño embalse de un hectómetro cúbico.

Las obras finalizaron en su totalidad en 1882. Para entonces, con 50 metros de altura y 107 metros de coronación, El Villar no solo era la presa más alta de España, sino también una de las más elevadas de Europa y de las más avanzadas en su concepción. Y lo más importante: retenía las aguas del Lozoya en un embalse con una capacidad de 22 hectómetros cúbicos de agua, lo que sin duda mitigó los problemas relacionados con el abastecimiento a Madrid. 

Desde aquel instante, la presa de El Villar se ha mantenido inalterable al paso del tiempo. Estoicamente ha resistido más de un siglo y hoy, en pleno siglo XXI, todavía sigue recogiendo las cristalinas aguas que beben los madrileños. 
 









¿CÓMO SE GESTIONAN LAS AVENIDAS DE AGUA EN LOS EMBALSES?

¿CÓMO SE GESTIONAN LAS AVENIDAS DE AGUA EN LOS EMBALSES?

Especialmente en los meses de invierno, cuando hay nieve en las cumbres cercanas a nuestros embalses, debemos hacer una gestión cuidadosa y prepararnos para asumir los caudales que entrarán en las reservas cuando se produzca el deshielo


El volumen de resguardo es el que debe dejarse vacío en un embalse para poder laminar las avenidas de agua

Puede que no vivamos en el Polo Norte, pero las nevadas que caen en las cumbres de la Comunidad de Madrid son suficientes para que nuestros técnicos se pongan a hacer cálculos, pues parte del manto terminará por fundirse y llegará en forma de agua a las reservas, que deben estar preparadas.

La monitorización de las cimas que rodean la cuenca del Lozoya tiene especial impacto en el embalse de Pinilla, que se encuentra a más de mil metros de altitud. Esta reserva es la primera en recibir las aportaciones de toda la Sierra de Guadarrama, tanto las de lluvia como las que provienen de la fusión de la nieve. Así, Pinilla desempeña un papel clave a la hora de amortiguar las avenidas y regular los caudales entrantes hacia los embalses que se encuentran aguas abajo: Riosequillo, Puentes Viejas, El Villar y El Atazar, en ese orden.

Para hacer una óptima gestión de los caudales provenientes del deshielo o las lluvias, seguimos unas normas de explotación que indican los niveles máximos a los que puede estar cada embalse en las distintas épocas del año. A este margen que debemos dejar vacío en un embalse para laminar posibles avenidas de agua se le denomina volumen de resguardo. El resguardo depende mucho de la estación: en los meses lluviosos estos volúmenes útiles son mucho mayores que en verano, ya que la probabilidad de que se produzcan avenidas también es mayor.

Para la toma de decisiones en la explotación de las presas, entre ellas las relativas a la gestión de avenidas, tenemos muy en cuenta la información en tiempo real de las previsiones meteorológicas, los caudales que entran en cada reserva, el nivel al que se encuentra cada embalse o el boletín de crecidas, que ofrece un balance global cada seis horas.

Como explica el coordinador de Seguridad de Presas de Canal en el vídeo que puedes ver a continuación, gestionar convenientemente las avenidas de agua (siendo previsores) es clave para minimizar las afecciones en los cauces y para garantizar la seguridad y el correcto funcionamiento de nuestras presas. 

 

 




DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA LA DESERTIFICACIÓN Y LA SEQUÍA

DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA LA DESERTIFICACIÓN Y LA SEQUÍA

Las sequías y la desertificación están estrechamente relacionadas y tienen un impacto negativo sobre el planeta; impacto del que la ONU nos quiere advertir y concienciar


Según la ONU, se pierden casi 12 millones de hectáreas de tierra productiva al año por la desertificación

El 17 de junio es una fecha muy importante en nuestro calendario: en esta jornada nos unimos al Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía. Aunque no sea un día precisamente de celebración, sí que nos sirve para concienciarnos de estas problemáticas, que son una realidad cada vez más evidente.

Pero ¿en qué se diferencian la desertificación y la sequía y por qué son tan perjudiciales?

Por un lado, la desertificación es el proceso que sufren las superficies de tierras fértiles cuando se transforman en desérticas y quedan, por lo tanto, inservibles. De hecho, según la ONU, se pierden casi 12 millones de hectáreas de tierra productiva al año por culpa de la desertificación. Esto afecta directamente a la producción agrícola y, en definitiva, tiene un impacto negativo en la producción de los alimentos que consumimos.

La degradación del terreno es el resultado de diferentes factores como la erosión, la sobreexplotación de acuíferos, la salinización de las tierras o, evidentemente, la sequía. A esta, por otro lado, la definimos como la anomalía climatológica que provoca periodos de escasez de agua más largos de lo habitual.

Como vemos, ambas están estrechamente relacionadas, por eso es tan importante que las tengamos en consideración conjuntamente.

¿Qué podemos hacer para combatir sus efectos?

El rápido avance del cambio climático ha agravado considerablemente el impacto de la desertificación y la sequía, por lo que es necesario que, entre todos, hagamos lo posible por cuidar del agua para intentar revertir los efectos que ocasionan estos fenómenos adversos.

Por eso, desde Canal de Isabel II trabajamos minuciosamente para que en todos nuestros procesos de captación y abastecimiento del agua no se malgaste ni una gota de más. Y no solo optimizamos nuestra gestión en términos de eficiencia (renovando y vigilando las redes para que no haya fugas, por ejemplo), sino que también apostamos por darle nuevas vidas al agua. ¿Cómo lo hacemos? Regenerando las aguas residuales que nos mandan los ciudadanos y reutilizándolas para el riego de zonas verdes, el baldeo de calles o incluso para usos industriales.

¿Y qué puedes hacer tú? Como ya sabes, ahorrar y cuidar el agua es cosa de todos, por eso también nos interesamos por dar a conocer algunas acciones que puedes realizar en tu día a día para intentar mitigar las secuelas de la desertificación y la sequía. Y si no, que se lo pregunten a nuestra vecina Isabel, la del 2º.

Porque, entre todos, podemos lograr que nuestro planeta siga siendo el planeta azul.




ASÍ ES LA PLANTA SOLAR FLOTANTE DE TORRELAGUNA

ASÍ ES LA PLANTA SOLAR FLOTANTE DE TORRELAGUNA

Ocupa 12.000 metros cuadrados y consta de 3.770 módulos fotovoltaicos que flotan sobre un depósito de agua y cuya potencia pico asciende a 1.700 kilovatios


Produce la electricidad equivalente al consumo anual de 1.400 hogares

Entre las plantas fotovoltaicas que estamos construyendo en el marco de nuestro Plan Solar, sobresale una especialmente singular que se ha construido en Torrelaguna. Es especial no tanto por su potencia o extensión, sino por haberse desplegado sobre una lámina de agua, en lugar de sobre una superficie firme. 

Hasta 3.770 paneles fotovoltaicos flotan sobre el depósito inferior de Torrelaguna, flanqueados por la histórica central hidroeléctrica de Santa Lucía. Con una potencia pico de casi 1.700 kW, anualmente podrán producir el equivalente al consumo de 1.400 hogares. Ocupan una superficie sobre el agua de unos 12.000 metros cuadrados

Se trata de la primera planta fotovoltaica flotante que se instala en la Comunidad de Madrid. «Nos va a servir como prueba piloto para comprobar el comportamiento de este tipo de infraestructuras sobre el agua y ver si, en un futuro, es factible extender la tecnología a los propios embalses», confirma nuestro compañero Jesús Urbieta, jefe del Área de Tecnologías Industriales de Canal. Con el depósito vacío, se extendió sobre la solera una estructura capaz de soportar, sin perder sus prestaciones, tanto la exposición al sol como el contacto con el agua. Los módulos fotovoltaicos están ahora colocados encima de esta gran estructura flotante. Esta ha debido amarrarse a los muros del depósito de tal manera que pueda moverse dentro de un margen controlado cuando haya rachas de viento u oscile el nivel del depósito.

Dado que el conjunto de paneles solares se mece sobre la lámina de agua del depósito, nuestros técnicos auguran una doble ventaja: mejor conservación del agua almacenada y mayor rendimiento energético, especialmente en verano. «Al cubrir la masa de agua conseguimos que haya menos radiación solar incidente sobre ella; esto hace que se reduzca la evaporación y la posible proliferación de algas», comenta al respecto Jesús Urbieta.

Pero al margen de lo anterior, ¿por qué esta planta en particular alcanzará un mayor rendimiento en las épocas de mayor radiación? Nuestro compañero lo explica: «Como la estructura de paneles descansa sobre el agua, los módulos fotovoltaicos se mantendrán más fríos, y gracias a esta refrigeración obtendremos un mejor rendimiento energético que en las plantas convencionales». Según señalan los expertos, a nivel operativo se estima que el rendimiento de los paneles flotantes puede ser hasta un 15 % superior al de los sistemas colocados sobre el terreno o los tejados.

Así en el agua como en la tierra
El Plan Solar que estamos impulsando en Canal de Isabel II incluirá, además de la planta flotante de Torrelaguna, otra treintena de instalaciones fotovoltaicas repartidas por diferentes localizaciones de nuestra empresa. Aunque al comenzar 2024 son 26 las que están en ejecución, este plan contempla la construcción de 34 instalaciones con una potencia superior a los 39 megavatios, el equivalente a la energía que consume anualmente una población de 27.000 habitantes. La inversión superará los 55 millones de euros, que serán cofinanciados con fondos de la Unión Europea.

Los paneles solares estarán distribuidos en instalaciones de diversa índole: depuradoras, depósitos, estaciones de tratamiento, tanques de tormentas… A la hora de seleccionar las ubicaciones, la prioridad ha sido elegir las infraestructuras que tenían superficie disponible y consumos energéticos elevados. Y es que la mayor parte de la producción de las plantas fotovoltaicas se consumirá in situ, lo que permitirá reducir la demanda eléctrica de la red de cada una de estas infraestructuras del ciclo del agua. 

En algunas dependencias, además, se producirán excedentes puntuales que podrán verterse a la red eléctrica, lo que contribuirá a aumentar el porcentaje de participación de las renovables en el mix energético. En otras, como la flotante de Torrelaguna, la producción de energía solar se hibridará con las tecnologías de generación preexistentes (hidráulica, biogás, cogeneración), lo que sin duda optimizará el aprovechamiento de los recursos existentes. 

 







ABRIGA TU AGUA: SIGUE ESTOS CONSEJOS PARA PROTEGER TU CONTADOR DEL FRÍO Y EVITAR QUE SE CONGELE

ABRIGA TU AGUA: SIGUE ESTOS CONSEJOS PARA PROTEGER TU CONTADOR DEL FRÍO Y EVITAR QUE SE CONGELE

Las heladas del invierno pueden provocar la congelación o incluso la rotura de los contadores si no se protegen debidamente


Durante Filomena, registramos unas 20.000 incidencias por falta de suministro debido a las heladas

Al llegar el invierno, el frío y las heladas pueden provocar problemas de congelación e incluso roturas en los contadores de agua. Sin ir más lejos, en enero de 2020, durante la borrasca Filomena, en Canal de Isabel II registramos 20.000 avisos relacionados con este motivo en apenas once días, una cifra que evidencia los inconvenientes que puede causar el frío y que esperamos te anime a abrigar tu instalación de agua.

Para evitar que las bajas temperaturas vuelvan a hacer estragos en tuberías, contadores, grifos o llaves de paso, lo mejor es que sigas una serie de medidas preventivas con las que proteger tu instalación durante los meses invernales.

En realidad, se trata de consejos sencillos, de fácil aplicación y que, puestos en práctica, te ahorrarán más de un disgusto. Porque abrir el grifo y que no caiga ni una sola gota es un verdadero chasco. Abrigar el contador y todo lo que lo rodea es la mejor forma de prevenir este contratiempo.

 

QUÉ HACER PARA EVITAR QUE SE CONGELE TU CONTADOR

 

  • Comprueba que la puerta del armario donde se encuentra el contador esté bien cerrada. Además, es buena opción taparla por dentro con poliespán.

  • Protege el hueco interior del armario con papel de periódico arrugado, lana, fibra de vidrio o cualquier tejido aislante.

  • Cubre también las tuberías que rodean el contador con material aislante para evitar que se enfríen demasiado: puedes utilizar coquillas, espuma de poliuretano, papel de burbujas e incluso trapos o ropa de abrigo vieja que seguro tienes por casa. 

 

Cuando vayas a abrigar tu contador, es importante que quede visible la esfera donde aparecen los dígitos para que así nuestros técnicos puedan realizar la lectura del consumo.

 

OTRAS RECOMENDACIONES PARA LAS NOCHES MÁS GÉLIDAS

 

Aparte de las recomendaciones más básicas que acabamos de repasar, te proponemos otras medidas de refuerzo para las noches que se presenten especialmente gélidas. Si ves que el pronóstico del tiempo prevé unas temperaturas mínimas que te hacen dudar de si estás en España o en Alaska, toma nota de estas medidas nocturnas de excepción:

  • Si tu contador está colocado en batería, es decir, en un cuarto junto con los contadores de tus vecinos, podéis dejar encendido un calefactor durante la noche.

  • También puede resultar efectivo dejar un pequeño hilo de agua corriendo en el grifo de la ducha o la bañera, ya que mientras el líquido esté circulando, este no se congelará. Eso sí, acuérdate de colocar un cubo donde ir recogiendo el agua para reutilizarla a la mañana siguiente, por ejemplo, a modo de cisterna para el inodoro. Así no la desperdiciarás.

Además, si no vas a estar en casa y el domicilio va a quedar vacío durante un periodo prolongado, te recomendamos que cierres la llave de entrada del agua al contador y vacíes las tuberías: así, evitarás posibles roturas por congelación. 

 

TRES PREMISAS PARA CONVENCERTE

 

Después de todas estas indicaciones, repasemos tres premisas que te ayudarán a tomar la decisión de “abrigar tu agua” si es que todavía no lo has hecho. 

NO HACE FALTA VIVIR EN LA SIERRA PARA ABRIGAR TU AGUA:  Parece que los habitantes de la sierra madrileña están más acostumbrados a las bajas temperaturas y episodios de heladas, pero la realidad es que nadie en la región se libra de la posibilidad de vivir una ola de frío polar. La prueba más drástica de ello fue Filomena, pero no es necesaria otra nevada de ese calibre para que este invierno todos los madrileños sin excepción seamos precavidos y abriguemos el contador. 

SOLO TIENES QUE HACERLO UNA VEZ EN LA VIDA: Una vez proteges tu agua, no es necesario volver a preocuparse de cara al siguiente invierno. Al contrario que las personas, la instalación de agua no sufre si mantiene su abrigo en épocas más cálidas como primavera y verano. Por lo tanto, es un gesto muy sencillo del que te puedes despreocupar para siempre. 

PUEDES PROTEGERLO SIN GASTAR DINERO: Proteger tu contador no solo es fácil, también puede ser gratuito. Ahí van varias ideas: utiliza ropa de invierno que ya no uses y dale una segunda vida útil; reutiliza almohadones, fundas o incluso peluches antiguos. 

 

QUÉ  HACER SI SE TE HA CONGELADO EL CONTADOR

 

Pese a todo lo que ya hemos aprendido, si se congela el contador por no haberlo protegido a tiempo o porque la helada ha sido de las que marcan época, la principal premisa es saber que no debes forzar la llave de paso, pues podría romperse. Para descongelarlo, hierve agua y viértela sobre la instalación hasta que, poco a poco, vaya deshelándose.

Si no puedes solucionar el problema por tu cuenta o te has quedado sin suministro por una rotura del contador o las llaves, ponte en contacto con nuestro equipo de atención al cliente a través del teléfono gratuito 900 365 365. Recuerda que, para agilizar la gestión, es conveniente que les proporciones el número de tu contrato.

 

 




¿QUÉ ES EL CAUDAL ECOLÓGICO?

¿QUÉ ES EL CAUDAL ECOLÓGICO?

El caudal ecológico es aquel que permite mantener, como mínimo, la vida de los peces que de manera natural habitan en un río, así como la vegetación de su ribera


El régimen de caudal ecológico puede flexibilizarse en casos de sequías prolongadas

¿Quién no ha tenido que estudiar los ríos de España en su época colegial y memorizar sus afluentes, longitudes y caudales? Conceptos como el de caudal son de sobra conocidos, sin embargo, al añadirle el apellido “ecológico”, el tema va más allá de lo que aprendimos en el colegio.

El caudal ecológico es aquel que permite mantener, como mínimo, la vida de los peces que de manera natural habitan en un río, así como la vegetación de su ribera. Así pues, en aras de la protección del medioambiente, se estableció la obligación de regular y planificar a conciencia los recursos hidrológicos de las diferentes cuencas, estableciendo un régimen de caudales específico para cada río en función de sus características particulares.

Las confederaciones hidrográficas elaboran los planes hidrológicos, que establecen este régimen de caudales ecológicos en los ríos y aguas de transición. En cada cuenca existe un organismo encargado de controlar dichos caudales en los puntos de medida que se indiquen en la normativa de cada plan.

El caudal ecológico tiene un efecto directo sobre los embalses. Si estos retuvieran toda el agua que les llega, los ríos situados aguas abajo de la presa podrían secarse, por ello es necesario que los embalses suelten la cantidad de agua que marca el organismo regulador del caudal.

 

MÍNIMOS Y MÁXIMOS

Dos componentes fundamentales para entender el caudal ecológico son el de caudal mínimo y máximo de un río. El caudal mínimo es el caudal necesario para que se conserve la estructura y función del ecosistema acuático. Por el contrario, el caudal máximo es el mayor caudal que debe circular por el tramo de río en cuestión y que no debe de ser superado salvo que se produzca una situación excepcional como pudiera ser una gran avenida. No debe sobrepasarse en la gestión diaria con el fin de proteger igualmente a las especies autóctonas: los caudales especialmente altos pueden reducir las poblaciones más sensibles debido a la velocidad excesiva del agua, ya que esta provoca el desplazamiento forzoso de los peces aguas abajo o incluso su muerte.

Para estimar los valores mínimos y máximos de los caudales, así como otros parámetros, se utilizan distintos tipos de metodologías. Por ejemplo, se utilizan los registros históricos con datos diarios y mensuales para calcular los caudales mínimos o máximos de cada flujo de agua. Pero además de estudios estadísticos para establecer los límites con respecto al caudal, se tienen también en consideración las especies que habitan el tramo de río estudiado y las condiciones específicas del hábitat en cada tramo concreto que se somete a estudio.

Concretamente, en la cuenca del Tajo, dentro de la que se encuentra la Comunidad de Madrid, existen más de 300 ríos en los que se han hecho estudios de caudales ecológicos, analizando series de caudal y métodos de simulación del hábitat para conocer las necesidades de los peces que viven en esos ríos. Con respecto a esta última metodología, se elaboran gráficos que reflejan las condiciones óptimas para cada especie de pez, incluyendo variables como la velocidad del agua, la profundidad o la composición de sustratos. Gracias a la aplicación de estos estudios se puede determinar cuál es el caudal ecológico de un flujo de agua y así garantizar una mejor conservación de las especies que lo habitan.

 

¿Y CUANDO HAY SEQUÍA?

Obviamente, el régimen de caudal ecológico se puede ver alterado en casos de sequías prolongadas. En esos casos, el régimen se vuelve menos exigente y disminuyen los niveles que se marcan en los periodos de normalidad. No obstante, esta reducción del caudal ecológico no es de aplicación en las zonas de especial protección, como la Red Natura 2000 o los humedales de importancia internacional. Según indica el Reglamento de Planificación Hidrológica, en estas zonas se considera prioritario el mantenimiento del régimen de caudales ecológicos, salvo cuando lo que haya en juego sea el abastecimiento de poblaciones.




PRESA DE PUENTES VIEJAS: CÓMO, CUÁNDO Y POR QUÉ SE CONSTRUYÓ

PRESA DE PUENTES VIEJAS: CÓMO, CUÁNDO Y POR QUÉ SE CONSTRUYÓ

La construcción de esta presa en el curso medio del Lozoya alivió la creciente demanda de agua en el Madrid de principios del siglo XX


Tras una segunda fase de recrecimiento, superó los 60 metros de altura

El inicio del siglo XX supuso una importante explosión demográfica en la ciudad de Madrid que se tradujo en un significativo incremento de la demanda de agua. En esa coyuntura, el recién nombrado director de Canal de Isabel II, Ramón de Aguinaga, se dio cuenta de que el embalse de El Villar (el único en servicio para abastecer a Madrid) podía resultar insuficiente si se volvían a producir situaciones de sequía como en años anteriores.

Para evitar este escenario, y tras haber descartado el aumento de capacidad de El Villar por motivos técnicos, en 1910 quedó redactado el proyecto de construcción de una nueva presa: Puentes Viejas. Se ubicaría aguas arriba de El Villar, también en el Lozoya. De esta forma, las aguas de una podrían trasvasarse a la otra siguiendo el curso del río o, por el contrario, derivarse directamente al canal transversal, sin necesidad de pasar por El Villar. La interconexión entre los embalses se planteó también como una forma de minimizar los episodios de turbidez que sufría el Lozoya.

Puentes Viejas debe su nombre a dos pontones que permitían entonces cruzar el río. De tipología de gravedad de planta curva, sus obras se llevaron a cabo en dos fases. En la primera, finalizada en 1922, la presa alcanzó unos 44 metros de altura. Esto generó un embalse de 22 hectómetros metros cúbicos. Diez años después, cuando las circunstancias económicas volvieron a permitirlo, se acometió una segunda fase de recrecimiento que elevó la estructura por encima de los 60 metros y aumentó la capacidad de almacenamiento hasta los 53 hectómetros cúbicos, más del doble del volumen inicial.

En la construcción de la presa de Puentes Viejas se empleó maquinaria novedosa para la época, como las hormigoneras y apisonadoras eléctricas, que eran movidas gracias a la energía procedente de la central hidroeléctrica de Torrelaguna.

Ya a finales de siglo, en los años 90, se instaló a los pies del dique una central hidroeléctrica que permite generar energía mediante turbinas que son movidas por los caudales que se desaguan al río y que van a parar al embalse de El Villar.







CÓMO AFECTAN LAS LLUVIAS AL NIVEL DE LOS EMBALSES

CÓMO AFECTAN LAS LLUVIAS AL NIVEL DE LOS EMBALSES

Para que las precipitaciones se traduzcan en una subida sustancial del nivel de las reservas, importa tanto cuánto llueve como cuándo y dónde lo hace


Lo ideal es que el periodo más lluvioso sea entre diciembre y mayo

Cómo evoluciona el estado de los embalses no es una ciencia exacta. Empecemos desmitificando una creencia popular bastante extendida: no existe una relación proporcional entre la cantidad de lluvia que recogen los pluviómetros y cuánto sube el nivel de los embalses. Depende de cómo, dónde y cuándo llueva, determinadas precipitaciones pueden tener poco o ningún impacto en las reservas de agua.

Si por ejemplo llega una gran tromba de agua después de un periodo muy seco y cálido, lo más probable es que no aumente el volumen de los embalses de manera significativa. Así sucede después del verano, donde la sequedad acumulada en el terreno es un gran condicionante. En este contexto, chubascos puntuales de carácter tormentoso no supondrán una subida sustancial de las reservas. Dicho de otro modo: «No ayudan tanto las lluvias torrenciales como muchos días seguidos de lluvia fina, que empapa el terreno», apunta Miguel Ángel Sánchez Varela, jefe del Área de Programación de Canal.

«La distribución temporal de la lluvia a lo largo del año es muy importante», explica nuestro técnico. Tomando como referencia el año hidrológico, que comienza cada 1 de octubre, «lo ideal es que el régimen de precipitaciones adopte la forma de campana de Gauss, y que el periodo más lluvioso sea entre diciembre y mayo», argumenta.

Hay casos concretos que evidencian a la perfección la ausencia de correlación exacta entre lluvias y aportaciones de agua a los ríos. El año hidrológico 22/23, por ejemplo, se desvió notablemente de la distribución ideal de las lluvias en la Comunidad de Madrid. Por eso, pese a que se recogieron 622,8 litros por metro cuadrado, un 1,2 % más que el valor medio histórico, las aportaciones a las reservas se alejaron bastante de lo esperable: los embalses recibieron en ese periodo un 43,6 % menos de agua de lo que hubiera sido habitual. Aunque el acumulado de precipitaciones superó la media, no cayó prácticamente una gota en febrero, marzo y abril (meses propicios para incrementar el volumen de los embalses), un hecho que sirve para explicar en cierto modo esta aparente incongruencia.

Aparte de cuánto, cuándo y cómo, no hay que olvidar el dónde: de esta forma, si llueve en Madrid capital pero no lo hace en la sierra, donde se encuentran las presas, esas precipitaciones no repercutirán directamente en la cantidad de agua que almacenan los embalses de la región. No obstante, la lluvia en la capital sí tiene un efecto colateral positivo: reduce el consumo de agua, lo que, en última instancia, también contribuye a mantener las reservas. Sin ir más lejos, durante la DANA de septiembre de 2023, el consumo de agua bajó un 21 % con respecto al registrado un año antes (sin lluvias).




RUTAS DE SENDERISMO POR LA SIERRA DE MADRID

RUTAS DE SENDERISMO POR LA SIERRA DE MADRID

Si eres aficionado a las caminatas por entornos naturales, toma nota de estos recorridos por las inmediaciones de algunos enclaves de Canal

Una actividad muy popular y recomendable para disfrutar del buen tiempo y hacer deporte es sin duda el senderismo. Además, es un ejercicio que puede adaptarse a todas las edades y condiciones físicas. En el artículo de hoy, vamos a compartir algunas rutas senderistas de diferente dificultad ubicadas en el entorno de Canal de Isabel II en la sierra madrileña.

El canal de Guadalix

Esta primera ruta tiene una duración de unas 4 horas y una longitud de 14 kilómetros, 7 de ida y 7 de vuelta, con una dificultad mínima. Para encontrar el punto de partida, se debe salir desde un polígono industrial cercano al casco urbano del municipio de San Agustín de Guadalix: el polígono de El Raso.

Se puede aparcar cerca del puente que cruza el río Guadalix, en la antigua N-1, justo a la salida del pueblo, al lado del polígono industrial. La ruta comienza junto al río Guadalix, siguiendo su margen izquierda al principio y regresando por la margen derecha más adelante. Es un sendero muy agradable, pegado al cauce. Después de unos 800 metros, cruzamos el río por un puente de madera.

Durante el camino, veremos las marcas de la Senda Local en blanco y verde. Sin embargo, nos desviamos ligeramente hacia la derecha a través de un sendero para estar más cerca del río Guadalix. Aquí podremos disfrutar de dos hermosas cascadas escondidas.

Luego retomaremos la Senda de El Mesto. Antes de llegar a una pista medio asfaltada, la seguiremos hacia la derecha para llegar a otro puente que nos permitirá cruzar nuevamente el río. Continuamos junto al río hasta llegar a una casa del Canal de Isabel II, donde veremos una marca que indica su fecha de creación en 1857. Desde aquí, bajaremos por una escalera para seguir por esta senda hacia la Cascada del Hervidero.

Llegaremos a un puente y lo cruzaremos para tomar una pequeña vereda empinada que nos ayudará a superar un desnivel con respecto a la Senda de El Mesto. Una vez arriba, el camino será muy agradable. Poco antes de llegar a la presa del Mesto, veremos una construcción del Canal de Isabel y un camino que se dirige hacia la derecha: es la Senda de El Mesto que lleva a El Molar. Nosotros seguiremos un poco más adelante, y a unos 150 metros, llegaremos al final de nuestra ruta: el azud de El Mesto.

El regreso será por el mismo camino, excepto en la última parte después de pasar el puente asfaltado, donde iremos por su margen derecho, pasando por unas cárcavas junto al río.

 

Distancia

 14 km

Desnivel

 205 m

Punto de salida

 40.691107036703436, -3.60914649198809

Punto de llegada

 40.72644451815648, -3.6133714888020907

Dificultad

 Baja

 

De la presa del Grajal a la central de Navallar

Esta senda es más breve que la anterior, ya que tiene una duración de 1 hora y 30 minutos y una longitud de 7 kilómetros (3,5 de ida y 3,5 de vuelta), y la dificultad es también escasa.

La antigua presa del Grajal es el enclave final de la ruta. Está ubicada dentro del territorio de Colmenar Viejo. Se eleva sobre la parte alta del río Manzanares, al lado de la carretera M-618, que conecta esa localidad con Hoyo de Manzanares y Torrelodones. Su construcción data de la época medieval, durante el dominio musulmán en la Península Ibérica. Actualmente, forma parte del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, una figura legal que protege su entorno.

En las cercanías del puente, aguas abajo, se encuentra otro puente creado para facilitar el tráfico de vehículos en la carretera M-618. Aguas arriba, a mitad de camino, se halla la central hidroeléctrica de Navallar. Este complejo fue inaugurado por el rey Alfonso XIII en junio de 1908.

 

 

Distancia

 7 km

Desnivel

 129 m
Punto de salida

 40.661762221513484, -3.786657153960026

Punto de llegada

 40.6481062, -3.808716473013832

Dificultad  Baja

 

Cuenca del Guadarrama: camino Schmid 

Dentro de las múltiples rutas senderistas que podemos encontrar en la cuenca del Guadarrama, una de las más destacadas es el camino Schmid, que va de Cercedilla al puerto de Navacerrada y tiene una longitud de 11 kilómetros y una dificultad media.

El camino Schmidt, también conocido oficialmente como PR-M-5, es un sendero de montaña que conecta el puerto de Navacerrada con el Albergue de la Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara. Fue marcado por Eduardo Schmidt en 1926. A lo largo de su trayecto, atraviesa los bosques de pinos de Valsaín en la vertiente norte y de Cercedilla en la vertiente sur.

Esta antigua calzada romana servía como vía de comunicación entre Segovia y Miacum (Collado Mediano). Atraviesa la Sierra de Guadarrama, pasando por el valle de la Fuenfría, el puerto de la Fuenfría y el Valle de Valsaín. Originalmente, formaba parte de la Vía XXIV, que conectaba Emerita Augusta y Caesaraugusta. Sin embargo, en algunos tramos no coincide completamente con lo que podría parecer la ruta original de la calzada romana, ya que gran parte de su trazado fue modificado durante la reforma realizada por Felipe V.

Distancia

 11 km

Desnivel

 511 m

Punto de salida

 40.78860866366958, -4.003475127630384

Punto de llegada

 40.79251574518473, -4.060064373010918

Dificultad  Media

 

Senda del Genaro 

La senda del Genaro está considerada un Gran Recorrido, ya que tiene una longitud de 50 kilómetros que conectan los municipios alrededor del embalse de El Atazar. Debido a su amplia distancia, se pueden recorrer tramos concretos, o completar la ruta en dos o tres etapas. Si quisiéramos hacer el recorrido de una sola vez, serían unas 10 horas y 30 minutos.

La ruta circular de la senda del Genaro (GR-300) tiene su inicio y final en El Berrueco. Casi todo el recorrido está claramente marcado con hitos, señales del sendero GR o el símbolo característico de la ruta, el monigote azul llamado El Genaro.

A lo largo del camino, encontraremos fuentes en todos los pueblos y en algunos puntos también hay cobertizos en las entradas o salidas de las localidades, donde podremos descansar e incluso acampar al aire libre. El terreno mayoritariamente está compuesto por pistas forestales y senderos, aunque en algunos tramos deberemos caminar por el arcén de carreteras.

Podemos comenzar desde la plaza cerca de la Iglesia de El Berrueco, desde donde descenderemos hacia el embalse de El Atazar. El rumbo de nuestra marcha nos conducirá a la localidad de Patones de Arriba y otras tantas del entorno como Robledillos de la Sierra o Magirón. Uno de los enclaves más singulares de la ruta es el Cancho de la Cabeza, la cota más alta de todo el trayecto, a más de 1.200 metros de altitud. Desde la cumbre podremos disfrutar de vistas hacia el norte del embalse del Atazar y de la Sierra Norte; y hacia el sur, del Valle del Jarama y, a lo lejos, Madrid.

Distancia

 50 km

Desnivel

 1.560 m

Punto de salida

 40.888325657469146, -3.5614064921520185

Punto de llegada

 40.888325657469146, -3.5614064921520185

Dificultad  Alta




YO CIERRO EL GRIFO, PERO ¿QUÉ HACE CANAL DE ISABEL II PARA AHORRAR AGUA?

YO CIERRO EL GRIFO, PERO ¿QUÉ HACE CANAL DE ISABEL II PARA AHORRAR AGUA?

Como empresa pública, nuestro compromiso con el ahorro de agua va más allá de la concienciación a nuestros clientes: debemos predicar con el ejemplo. Por eso, trabajamos para no malgastar ni una gota en nuestra gestión diaria y para optimizar el consumo de agua potable. Hoy te contamos cómo lo hacemos.


Cuidar el agua es una labor de todos: nosotros nos esforzamos en cumplir con nuestra parte

Renovación de redes y prelocalización de fugas


Con nuestra política de renovación y mejora de la red de distribución, trabajamos por reducir al mínimo las pérdidas provocadas por fugas y roturas, y así poder disminuir a su vez los posibles daños a terceros por inundaciones. Gracias a estos esfuerzos, en los últimos 17 años hemos logrado una reducción de roturas en tuberías del 54%, aun contando con ampliaciones de la red a nuevos municipios. A esta renovación la acompañan otras medidas como la detección precoz de fugas o la gestión de presiones en la red, con las que hemos evitado a lo largo de 2022 el consumo de 18,3 millones de metros cúbicos de agua. 

Uso de agua regenerada

Otro pilar fundamental de nuestra estrategia de ahorro de agua es reutilizarla para darle múltiples vidas. Por ello, aprovechamos el agua residual que proviene tanto de los hogares como de las actividades industriales y agrícolas para producir agua regenerada en nuestras Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR). Tras unos rigurosos procesos de saneamiento, la devolvemos en óptimas condiciones a los ríos, y también la empleamos para unos fines específicos que no necesitan agua potable: riego de parques y jardines, baldeo de calles, recarga de acuíferos, etc. Esto nos permite, cada año, preservar millones de litros de agua en nuestros embalses. 

Servicio de factura electrónica

La factura electrónica es cómoda por muchos motivos, pero es que, además, al apostar por ella también apostamos por el ahorro de agua. Esto se debe a que la producción de una sola hoja de papel conlleva aproximadamente unos 10 litros de agua. Así que con la factura electrónica evitamos producir esa hoja de papel y su sobre, cuidando del agua y también del planeta. 

Telelectura de contadores

Desde hace unos meses, estamos empezando a implantar el servicio de telelectura de contadores, que ofrece numerosas ventajas al usuario para que pueda hacer de su consumo una experiencia más cómoda y eficaz. Entre ellas, una de las más destacables es precisamente el control del consumo en tiempo casi real, de forma que se puedan tomar las medidas oportunas en caso de que se detecten anomalías o la necesidad de reducir el gasto, tanto para cuidar del bolsillo como del medio ambiente.

Como ves, cuidar del agua es cosa de todos, y nosotros también cumplimos con nuestra parte. Cada día trabajamos para que nuestros procesos malgasten la menor cantidad de agua posible, ya que es nuestro recurso más preciado. Y tú, ¿qué haces en tu día a día para cuidar del agua?
 




EN VERANO, CUIDA DE TUS PLANTAS AHORRANDO AGUA

EN VERANO, CUIDA DE TUS PLANTAS AHORRANDO AGUA

Hay multitud de acciones y gestos cotidianos que podemos incorporar a nuestro día a día para ahorrar agua, y algunos pueden ser tan simples como regar nuestras plantas de manera eficiente


Evita regar en las horas centrales del día para minimizar la evaporación

Regar correctamente las plantas es una actividad tan fundamental para ellas como lo es para nosotros hidratarnos y beber agua. Y aunque pueda parecer un proceso simple, hay formas y formas de hacerlo. El objetivo es encontrar el riego más eficiente. Por suerte, existen muchas maneras fáciles y sencillas de ahorrar agua a la vez que cuidamos el césped, los arbustos, las flores del jardín o las macetas de nuestra terraza.

Gota a gota

Si instalas un sistema automatizado de riego por goteo en tu jardín, tienes el doble de beneficios: no solo ahorras agua al regar con la cantidad justa y precisa, sino que también te puedes despreocupar de tener que estar regando manualmente.

Atardece, que no es poco

En verano, algo tan sencillo como evitar regar en las horas centrales del día puede ayudarte a ahorrar muchos litros de agua en tu terraza o jardín. ¿Por qué? Cuando regamos las plantas al amanecer o al atardecer, impedimos que el calor evapore el agua y, por tanto, no es necesario regar tanto. Además, el riego en las horas centrales del día durante el verano no sienta nada bien a las plantas de exterior.

Versatilidad hasta en el agua de cocer

Somos muy fans de darle muchas vidas al agua, por eso otro consejo que damos siempre es utilizar en el riego el agua que nos sobra después de cocer verduras. Esta agua, al haber estado en contacto con verduras, está cargada de nutrientes muy beneficiosos para nuestras plantas. Eso sí, la podremos reutilizar para este fin siempre y cuando no lleve sal y ya se haya enfriado.

Bajo consumo, pero alto encanto

Seguro que tú mismo o un conocido ha tenido alguna vez un cactus en casa, pero ¿sabías que hay multitud de especies florales que requieren de un bajo consumo hídrico? Desde las plantas suculentas como el aloe vera, pasando por algunas trepadoras, como los rosales, o las aromáticas como la lavanda, todas son excelentes opciones para decorar nuestros jardines y hogares mientras ahorramos agua.

Ya lo ves, hidratar nuestras plantas a la vez que ahorramos agua es bien sencillo. Porque en verano, cuidar de estas especies tan castigadas por el calor sin malgastar ni una gota ¡es posible!




LA ESTATUA DESCONOCIDA DE MANZANARES EL REAL

LA ESTATUA DESCONOCIDA DE MANZANARES EL REAL

La escultura de esta enorme aguadora, realizada como homenaje al Marqués de Santillana y localizada en las inmediaciones de la presa, se trasladará a una ubicación más visible


La figura es obra del escultor madrileño Ramón Lapayese

Camuflada en la maleza, en el municipio madrileño de Manzanares El Real, en el año 2019 apareció como de la nada una estatua de grandes dimensiones, hasta entonces desconocida, de lo que parecía ser una aguadora. ¿Desde cuándo estaba allí? ¿Quién y por qué se había esculpido? 

Nuestros compañeros del Área de Gestión Documental no tardaron en hallar la respuesta. Descubrieron que la obra nació de la voluntad de la reverenda Cristina de la Cruz, que quería hacerle un homenaje a su padre, el Marqués de Santillana, por el centenario de su nacimiento.  

Aprobado el plan de erigir el monumento, se eligió por unanimidad una de las maquetas presentadas por el artista madrileño Ramón Lapayese. El presupuesto ascendía a 1.275.000 pesetas

La obra final fue construida y levantada a tiempo para que pudiera formar parte de los actos de inauguración de la nueva presa de Manzanares, programados para el día 14 de junio de 1971.  

Ahora, casi medio siglo después de haber sido esculpida, esta estatua tan característica volverá a ocupar un lugar visible en el paisaje madrileño: nos vamos a encargar de limpiarla y trasladarla desde su ubicación actual, escondida y camuflada entre encinas, a un enclave más acorde, en las inmediaciones de la presa, donde podrá lucir como merece. 

RAMÓN LAPAYESE

El escultor del monumento de la aguadora, Ramón Lapayese (Madrid 1928 – Miami 1994), fue hijo del también artista José Lapayese. Este vínculo familiar le condujo de manera precoz al taller de su progenitor, donde obtuvo su primera formación artística. A los 14 años ya había esculpido su primera obra. 

En 1970, le fue concedido el Premio Nacional de Escultura. Fruto de este reconocimiento, las administraciones públicas se fijaron en su trabajo y le encargaron la ejecución de algunas obras monumentales como la que recientemente se ha encontrado en las cercanías del embalse.  

En 1979, Lapayese realizó un monumento similar que ponía fin a los trabajos del trasvase Tajo - Segura y que servía de homenaje a la figura del ingeniero Lorenzo Pardo, precursor de la unidad hidrográfica de España y de la interconexión de ambas cuencas. En ambos grupos escultóricos, Lapayese combinó la monumentalidad y la geometría del hormigón con las figuras de bronce. 

El escultor se trasladó a Miami en 1984, donde falleció diez años después. Su obra más importante de este periodo fue un enorme Cristo que realizó para la catedral de Mérida, México. 

 

 




EL CANAL ALTO: QUÉ ES Y POR QUÉ SE CONSTRUYÓ

EL CANAL ALTO: QUÉ ES Y POR QUÉ SE CONSTRUYÓ

Este canal se construyó en la primera mitad del siglo XX para complementar el abastecimiento de agua de Madrid, que inicialmente solo se realizaba a través del canal primitivo, cuyo caudal ya resultaba escaso


Entró en servicio el 25 de junio de 1941 y tiene una longitud de casi 55 kilómetros

En primer lugar, debemos comenzar explicando a qué llamamos “Canal Alto”. Se trata de una gran conducción de agua que enlaza el depósito superior de Torrelaguna con el de Cuarto Depósito de Plaza Castilla. Recorre una distancia de 54,5 kilómetros. Unos 18 kilómetros de ese trazado los hace en túnel, mientras que algo más de 7 kilómetros corresponden a sifones, como el de San Vicente (ver la imagen del artículo) o el de Guadalix.

Las limitaciones del Canal Antiguo

En la época en la que se comenzó a plantear la construcción del Canal Alto, el cauce del primitivo Canal Bajo (por aquel entonces llamado el Canal Antiguo) era la única fuente de suministro y, además, empezaba a resultar escaso dado el crecimiento de la población. El Canal Alto, por el contrario, ampliaba la dotación y permitía llevar el agua por gravedad a los nuevos barrios que habían sido construidos en el norte.

Además, el rendimiento del Canal Antiguo presentaba ciertos déficits, ya que era capaz de transportar como mucho 3.500 litros de agua. Asimismo, cuando este necesitaba reparaciones o mantenimiento, al ser el único conducto, obligaba a interrumpir el servicio a la ciudad.

Así pues, el Canal Alto permitió alimentar la zona alta de la ciudad sin necesidad de elevación, pues partía a una altitud de 869 metros y finalizaba a una cota de 727 metros, la misma que el depósito elevado de Santa Engracia.  De esta forma, alivió también la presión sobre el canal original y posibilitó las urgentes reparaciones que este último necesitaba.

La construcción de un canal alternativo

La primera idea de llevar a cabo la creación de una nueva conducción fue contemplada en el proyecto propuesto por Ramón de Aguinaga en 1907, donde ya comentaba su preocupación por el hecho de que Madrid estuviera abastecida por un único conducto.

Unos años después, en 1922, Francisco Parrella presentó el plan titulado “Nuevo Canal de Conducción”, donde recuperó la idea de Aguinaga y expuso tanto los pros como los contras. Finalmente, su proyecto fue aprobado y tres años después el Ministerio de Fomento aprobó la construcción del Canal Alto.

Se ideó construir un novedoso canal alternativo cuyo principal propósito fuese la funcionalidad. Para ello, se optó por sustituir la sillería por el hormigón y también se decidió enterrar las obras, con el fin de protegerlas de contaminaciones y otros peligros. 

Un trabajo lleno de desafíos

Aunque el principal obstáculo que experimentó fue el estallido de la Guerra Civil, en realidad en los años anteriores ya estaban surgiendo dificultades que retrasaban la conclusión de las obras, como la falta de fondos o los problemas con diferentes contratistas.

Además, a fin de que el Canal Alto pudiera alimentar la red urbana, fue necesario terminar las obras de unión entre el Cuarto Depósito y los ya existentes. Estas labores habían comenzado en 1935. De esta manera, se podía reemplazar el suministro de agua elevada por agua rodada, así como aumentar las presiones en la red de las zonas más altas.

Finalmente, el Canal Alto entró en servicio el 25 de junio de 1941, y desde entonces, supone un engranaje clave en la red de suministro de Canal de Isabel II, gracias al cual los barrios más al norte siguen beneficiándose de las aguas que transporta.