X

Custom area




 

ASÍ FUNCIONA UNA ESTACIÓN DE TRATAMIENTO DE AGUA POTABLE Así funciona una Estación de Tratamiento de Agua Potable

null ASÍ FUNCIONA UNA ESTACIÓN DE TRATAMIENTO DE AGUA POTABLE

ASÍ FUNCIONA UNA ESTACIÓN DE TRATAMIENTO DE AGUA POTABLE


¿Sabes lo que ocurre antes de que el agua llegue a los grifos de nuestro hogar? Por muy buena que sea su calidad en el origen, necesita ser debidamente tratada antes de que podamos beberla

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que un agua sea considerada potable debe cumplir los siguientes requisitos: no debe contener sustancias nocivas para la salud (contaminantes biológicos químicos o radiactivos), debe tener una proporción adecuada de gases y de sales minerales disueltas y, lo que todo podemos percibir a simple vista, tiene que ser incolora, inodora e insípida

De acuerdo con estas premisas básicas, gran parte del agua dulce disponible en el planeta no se puede consumir sin antes pasar por un proceso de potabilización. Pero transformar el agua bruta procedente de los embalses y otras captaciones en agua apta para el consumo humano es una ardua tarea y conlleva una importante responsabilidad a nivel de salud y medioambiental. Esto se consigue a través de diferentes procesos que se llevan a cabo en las estaciones de tratamiento de agua potable (ETAP)

Sin embargo, en la Comunidad de Madrid contamos con un factor a nuestro favor pues, tanto las aguas superficiales (de los ríos, embalses) como las subterráneas (de acuíferos y pozos) que tratamos en Canal tienen, ya en origen, una excelente calidad. Esta calidad se ve incrementada en nuestras 14 ETAP, cuya capacidad de tratamiento anual y tecnología permiten tratar el agua procedente de cualquier fuente de suministro (diariamente son capaces de tratar 4,55 millones de metros cúbicos). 

Pero ¿cómo funcionan las plantas potabilizadoras? El tratamiento de las aguas se realiza mediante una serie de procesos encadenados que dependen de las características del agua a tratar. La secuencia más habitual del mismo es la siguiente: 

  • Preoxidación 

Introducción en el agua de un agente químico oxidante, capaz de eliminar cualquier materia que pueda oxidarse, tanto orgánica como inorgánica. 

  • Coagulación y floculación 

Mediante este proceso, se facilita la agrupación de las partículas responsables del color y la turbidez del agua. 

  • Decantación 

Con el agua casi en reposo y a través de la acción de la gravedad, se depositan en el fondo las partículas y agrupaciones formadas en el proceso anterior, formando un fango o lodo que se extrae para ser tratado posteriormente. Esto se realiza en lechos de secado en las plantas de tratamiento de fangos.  

  • Filtración 

Retención de las partículas que no pudieron ser extraídas en el proceso anterior haciendo pasar el agua por unos filtros. 

  • Neutralización 

Ajuste de la acidez del agua mediante reactivos químicos para evitar que corroa las tuberías. 

  • Desinfección final 

Con la adición de reactivos, normalmente cloro y amoniaco para formar cloraminas, se consigue eliminar los microorganismos que hayan podido sobrevivir a los procesos anteriores y se garantiza la calidad del agua durante todo el recorrido por la red de distribución. 

Gracias al efecto de estos tratamientos se obtiene un agua de la que muchos madrileños se sienten orgullosos, especialmente, por su excelente calidad, sabor y color

Además, en instalaciones como la ETAP de Navacerrada, capaz de tratar 86.000  m3/día, estos procesos de siempre conviven con otros de última generación como la reutilización de residuos a través de las planta de tratamiento de fangos o la colocación de bolas de sombra (shade balls) sobre el agua depositada en los decantadores. Aquí, todo gira en torno a la calidad del agua, la cual se mide en todo momento gracias al laboratorio de la planta, en el que se llevan a cabo controles de calidad y analíticas a lo largo de todas las etapas del proceso. Además, el buen funcionamiento de la planta está asegurado gracias al telecontrol, desde el que se vigila el correcto funcionamiento de esta y todas las instalaciones de tratamiento gestionadas por Canal. 

Esta esencial labor no sería posible sin el compromiso y profesionalidad de trabajadores como Emilio Arenasresponsable de Operación de las ETAP de La Jarosa y Navacerrada, o Alberto San Román, oficial operador de la ETAP de Navacerrada. Ambos son protagonistas de este vídeo, en el que se repasa la labor diaria que ejecutan junto con el resto de sus compañeros para mantener esta instalación en primera línea y vigilar de manera constante la calidad del agua.   


La mayor parte del agua dulce disponible en el planeta no se puede consumir sin antes pasar por un proceso de potabilización

Use of cookies

We use our own and third-party cookies to improve our services. You can obtain more information, or find out how to change the configuration, in our privacy policy and cookies.

Ok