detalles-noticia

Los embalses de Canal de Isabel II inician el año hidrológico al 51 % de su capacidad máxima

Los embalses de Canal de Isabel II inician el año hidrológico al 51 % de su capacidad máxima

2023-10-02

El año hidrológico comienza el 1 de octubre para adaptarse mejor al régimen habitual de los ríos y a su evolución.


  • El consumo de agua ha descendido ligeramente respecto al año pasado, y se situó en 492 hectómetros cúbicos

  • Pese al menor volumen de agua almacenado, la situación hidrológica en la Comunidad de Madrid es de normalidad

  • El día de mayor consumo fue el 15 de julio, mientras que el de menor gasto de agua coincidió con el día 2 de enero


02OCT2023 Los trece embalses con los que Canal de Isabel II abastece a la Comunidad de Madrid han empezado el año hidrológico al 51,1 % de su capacidad máxima, 10 puntos por debajo de la media de los últimos 30 años. A 1 de octubre, las reservas almacenaban 482,5 hectómetros cúbicos, un valor inferior al registrado justo hace un año, cuando se encontraban al 55,7 % de su capacidad con 525,3 hectómetros cúbicos acumulados.

A pesar del menor volumen de agua almacenado, la situación hidrológica con la que se afronta el nuevo año hidrológico en la región es de normalidad. En todo caso, y como siempre hace independientemente de la situación hidrológica y climatológica, Canal de Isabel II insiste en la importancia de ahorrar agua y realizar un consumo eficiente y respetuoso del recurso en hogares y empresas.

En la totalidad del año hidrológico, el consumo en la Comunidad de Madrid ha sido muy parecido al del curso anterior, con un ligero descenso del 0,1 %. Desde el 1 de octubre de 2022 hasta el 30 de septiembre de 2023, se derivaron 492,2 hectómetros cúbicos de agua desde los embalses hasta los millones de puntos de consumo repartidos por la región. El día de mayor consumo de agua fue el 15 de julio, mientras que la jornada en la que se derivó menor volumen de agua para consumo correspondió al 30 de diciembre de 2022.

El año hidrológico no coincide con el año natural. En la mayoría de los países europeos comienza cada 1 de octubre para poder adaptarse mejor al régimen habitual de los ríos y a su evolución. Durante los meses veraniegos de julio, agosto y septiembre, los ríos llegan a su estiaje, con los caudales más bajos del año. Es precisamente en octubre cuando empiezan a recibir más aportaciones de agua y comienza a subir, también, el nivel de los embalses.

Los últimos doce meses han estado marcados por unas aportaciones alejadas de los valores medios que maneja Canal de Isabel II en su serie histórica. En este tiempo, los embalses han recibido un 43,6 % menos de agua de lo que marca la media: en total, 425,1 hectómetros cúbicos. Este dato es, sin embargo, superior al registrado en el pasado año hidrológico, cuando los embalses recibieron 385,8 hectómetros cúbicos de agua.

El último año hidrológico ha sido más seco de lo habitual. Asimismo, ha llovido menos en las presas que en Madrid capital. En los embalses, los meses más húmedos fueron diciembre, mayo, junio y septiembre: el 68 % de todas las precipitaciones del año hidrológico se concentraron en esos meses. En todo el año hidrológico se recogieron unas precipitaciones de 622,8 litros por metro cuadrado, lo que supone un 1,2 % más que la serie histórica.

Las precipitaciones del último mes, aunque copiosas (el 4 de septiembre fue el día más lluvioso en Madrid, con 76,7 litros por metro cuadrado), no se tradujeron en un ascenso significativo de los embalses debido al carácter tormentoso de los chubascos y a la sequedad acumulada en el terreno tras los calurosos meses de verano. Aun así, los más de 200 litros por metro cuadrado acumulados en septiembre sí han tenido un impacto positivo en el consumo, lo cual ha contribuido a mantener las reservas, que, de hecho, son ahora ligeramente más altas que a principios de septiembre. Durante la última DANA (domingo 3 y lunes 4 de septiembre), el consumo de agua bajó un 21 % con respecto al registrado año atrás.

INCENTIVAR EL AHORRO A PEQUEÑA Y GRAN ESCALA

Mediante los mensajes promovidos por “Isabel, la del 2.º”, la empresa pública incentiva a los madrileños a realizar un consumo eficiente del recurso gracias a pequeños gestos domésticos, como ducharse en lugar de bañarse, y hacerlo de forma breve; cerrar el grifo durante el enjabonado; no usar el inodoro como cubo de basura; poner la lavadora con la carga completa, o instalar economizadores en los grifos. Estos consejos están disponibles en la web y redes sociales de Canal de Isabel II.

Canal, consciente de que la eficiencia y el desempeño ambiental no solo pueden depender de los gestos de los ciudadanos, sino también de sus acciones como gestora del ciclo urbano del agua en la región, apuesta también por la regeneración de agua en las estaciones depuradoras para reducir el uso de agua potable: con ella ya se riegan zonas verdes de 26 municipios de la Comunidad de Madrid.  A ello se le une el Plan RED de renovación de tuberías y también la detección temprana de fugas, que han convertido la red de distribución madrileña en una de las más optimizadas del mundo, con niveles de pérdidas muy inferiores a la media nacional.

Gracias a la concienciación ciudadana y a todas estas acciones, Canal de Isabel II ha conseguido reducir el consumo de agua per cápita en la Comunidad de Madrid en casi un 30 % desde la última sequía de 2005.